Coactiva.

La coactiva es el acto de hacer cumplir una obligación legal mediante el uso de la fuerza, ya sea física o económica. El término se deriva del latín coactus, que significa "forzado". La coactiva se aplica generalmente a los tribunales y otros órganos encargados de hacer cumplir las leyes y las decisiones judiciales.

Índice de contenidos
  1. Que significa COACTIVO • coactivo SIGNIFICADO • coactivo DEFINICIÓN • Que es COACTIVO
  2. Procedimiento de cobranza coactiva
    1. ¿De qué manera la coactiva puede afectar a una persona física o jurídica?
    2. ¿Qué consecuencias puede tener no acatar una orden coactiva?
    3. ¿Cuáles son las principales características de la coactiva?
    4. ¿En qué casos se puede aplicar la coactiva?
    5. ¿Existen límites a la aplicación de la coactiva?
    6. ¿La coactiva puede ser impugnada? ¿En qué casos?
    7. ¿Cuál es el fundamento legal de la coactiva?
  3. Para Finalizar

Que significa COACTIVO • coactivo SIGNIFICADO • coactivo DEFINICIÓN • Que es COACTIVO

Procedimiento de cobranza coactiva

¿De qué manera la coactiva puede afectar a una persona física o jurídica?

La coactiva es una forma de presión que se ejerce sobre una persona o entidad para que cumpla con una obligación. Esta presión puede ser económica, pero también puede ser física o psicológica. La coactiva puede afectar a una persona física o jurídica de diversas maneras.

Económicamente, la coactiva puede suponer un coste directo para la persona o entidad afectada. Por ejemplo, si una persona no paga una multa, puede ser objeto de embargo de bienes o de retención de salarios. También puede tener que hacer frente a costes indirectos, como los gastos de abogado o los gastos de viaje para acudir a un juicio.

Físicamente, la coactiva puede suponer un riesgo para la persona o entidad afectada. Por ejemplo, si una persona no cumple una orden de alejamiento, puede ser detenida. También puede ser objeto de agresiones físicas por parte de otros.

Psicológicamente, la coactiva puede afectar a la persona o entidad afectada de diversas maneras. La persona puede sentirse amenazada, intimidada o insegura. También puede sentirse frustrada, enfadada o triste. En algunos casos, la coactiva puede causar estrés y ansiedad.

Lee También Codificacion Codificación.

¿Qué consecuencias puede tener no acatar una orden coactiva?

En España, el incumplimiento de una orden de pago es considerado un delito y está penado por ley. Si se acude a la vía penal, la persona que no ha cumplido con una orden de pago puede enfrentar una multa de hasta 6.000 euros y una pena de prisión de hasta 18 meses. La gravedad del delito está relacionada con el importe de la deuda y también con el hecho de que la persona incumplidora sea reincidente.

¿Cuáles son las principales características de la coactiva?

La coactiva es una forma de obligar a alguien a hacer algo contra su voluntad. Aunque la coactiva se puede utilizar de manera legítima por parte de las autoridades, también se puede utilizar de manera ilegítima y abusiva. La coactiva ilegítima suele ser utilizada por aquellos que detentan el poder, ya que les permite obligar a otras personas a hacer lo que ellos quieren.

¿En qué casos se puede aplicar la coactiva?

La coactiva se puede aplicar en los siguientes casos:

-Cuando el contribuyente no paga voluntariamente la deuda tributaria.

-Cuando el contribuyente no paga la deuda dentro del plazo establecido por la Ley.

Lee También Condonacion Condonación.

-Cuando el contribuyente no presenta voluntariamente la declaración tributaria.

-Cuando el contribuyente no presenta la declaración dentro del plazo establecido por la Ley.

¿Existen límites a la aplicación de la coactiva?

NO. La aplicación de la ley no tiene límites.

¿La coactiva puede ser impugnada? ¿En qué casos?

La coactiva es una medida que puede ser impugnada por diversos motivos. En primer lugar, si se considera que la deuda no existe, que ya ha sido pagada o que el importe es excesivo. En segundo lugar, si se considera que la carta de notificación no reúne los requisitos legales o que no se ha notificado correctamente. Finalmente, también se puede impugnar la coactiva si se considera que el procedimiento de ejecución no se ha realizado correctamente.

¿Cuál es el fundamento legal de la coactiva?

En España, el fundamento legal de la coactiva se encuentra en el artículo 739 del Código de Procedimiento Coactivo Tributario, que establece que "cuando una persona física o jurídica no cumple voluntariamente con una obligación tributaria, el órgano competente para exigir el pago podrá dictar un requerimiento coactivo para que efectúe el pago dentro de un plazo determinado".

Lee También Contrato 8 Contrato.

Este artículo se refiere a la llamada "coactiva administrativa", que es el proceso mediante el cual se puede forzar a una persona a cumplir con una obligación. Se trata de un proceso cautelar, es decir, que se realiza antes de que se inicie un procedimiento judicial. La coactiva administrativa se aplica cuando el obligado no cumple voluntariamente con una obligación tributaria y el órgano competente para exigir el pago dicta un requerimiento coactivo.

Una vez que se dicta el requerimiento coactivo, el obligado tiene un plazo determinado para efectuar el pago. Si no lo hace, se le impondrán multas o se le aplicarán otras medidas coercitivas, como la embargo de bienes.

Para Finalizar

La coactiva, también denominada gestión coercitiva, se refiere a aquellas actividades y/o medidas que el Estado puede llevar a cabo en relación a contribuyentes y/o deudores que no han satisfecho voluntariamente sus obligaciones tributarias.

El fin de la coactiva es lograr el cumplimiento forzoso de las obligaciones tributarias, a través de medidas que generen una presión suficiente para que el contribuyente las cumpla.

En España, la Administración Tributaria está facultada para llevar a cabo diversas medidas de carácter coercitivo, tales como embargos, inhibiciones de bienes, intervención de cuentas bancarias, arrestos y notificación de deudas.

Lee También Corrupcion 2 Corrupción.

No obstante, antes de proceder a la imposición de cualquiera de estas medidas, la Administración Tributaria deberá notificar al contribuyente la deuda pendiente, así como el inicio del procedimiento de recaudación coercitiva.

Una vez notificada la deuda, el contribuyente dispone de un plazo para regularizar su situación, sin que transcurrido dicho plazo la Administración Tributaria pueda proceder a la imposición de medidas de carácter coercitivo.

Si transcurrido el plazo otorgado al contribuyente para regularizar su situación, éste no lo hace, la Administración Tributaria podrá proceder al embargo de bienes, inhibición de cuentas bancarias, intervención de activos, entre otras medidas.

Cabe destacar que la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria, establece que toda medida de carácter coercitivo deberá ser idónea, proporcional y necesaria para lograr el cumplimiento de las obligaciones tributarias.

Asimismo, la Ley establece que la imposición de cualquier medida de carácter coercitivo requerirá el previo agotamiento de los procedimientos de cooperación y negociación amistosa entre la Administración Tributaria y el contribuyente.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir