Cómo Calcular El Caudal Hereditario O Masa Hereditaria En España

En el sistema legal español, es fundamental comprender cómo calcular el caudal hereditario o masa hereditaria, ya que esto determina la distribución de los bienes y derechos de un fallecido entre sus herederos.

Para ello, se deben considerar aspectos como los bienes y deudas del difunto, así como las disposiciones testamentarias y la existencia de legítimas. En este artículo, exploraremos los pasos y fórmulas necesarios para realizar este cálculo de manera precisa y justa, permitiéndote comprender mejor el proceso sucesorio en España.

Índice de contenidos
  1. ¿Qué es el caudal hereditario o masa hereditaria en España?
  2. Normativa legal que regula el cálculo del caudal hereditario en España
  3. Pasos para determinar el caudal hereditario en una sucesión
  4. ¿Cuáles son los bienes que forman parte del caudal hereditario?
  5. ¿Cómo se valúan los bienes incluidos en el caudal hereditario?
  6. ¿Qué ocurre con las deudas y cargas en el cálculo del caudal hereditario?
  7. Impuestos aplicables al caudal hereditario en España
  8. Distribución del caudal hereditario entre los herederos legítimos
  9. Resolución de conflictos en la determinación del caudal hereditario
  10. REPARTIR UNA HERENCIA SIN ESTAR TODOS LOS HEREDEROS DE ACUERDO
  11. Preguntas Frecuentes
    1. 1. ¿Qué es el caudal hereditario?
    2. 2. ¿Cómo se calcula el caudal hereditario?
    3. 3. ¿Qué impuestos se aplican al caudal hereditario?
    4. 4. ¿Cuáles son los derechos y obligaciones de los herederos?
    5. 5. ¿Qué ocurre si no se puede determinar el caudal hereditario?
  12. Para cerrar
  13. ¡Comparte y comenta!

¿Qué es el caudal hereditario o masa hereditaria en España?

El caudal hereditario o masa hereditaria en España se refiere al conjunto de bienes, derechos y obligaciones que forman parte de la herencia de una persona fallecida. Este concepto está regulado por el Código Civil español y es de suma importancia para determinar cómo se distribuirán los bienes entre los herederos.

Para calcular el caudal hereditario en España, se deben seguir una serie de pasos y consideraciones legales. A continuación, se detallan los aspectos clave a tener en cuenta:

1. Identificación de los bienes y derechos: Lo primero que se debe hacer es identificar todos los bienes y derechos que forman parte de la herencia. Esto incluye propiedades inmobiliarias, cuentas bancarias, inversiones, vehículos, joyas, entre otros activos. También se deben tener en cuenta posibles deudas u obligaciones que puedan existir.

Lee También Certificado De Ultimas Voluntades Certificado De últimas Voluntades.

2. Valoración de los bienes: Una vez identificados los bienes, es necesario determinar su valor económico. En algunos casos, esto puede requerir la contratación de un tasador profesional o perito para evaluar ciertos activos, como propiedades o colecciones de arte. Es importante tener en cuenta que el valor de mercado de los bienes puede ser diferente al valor catastral o de adquisición.

3. Deducción de las deudas y obligaciones: Una vez valorados los bienes, se deben deducir las deudas y obligaciones que tenga el fallecido. Esto incluye, por ejemplo, préstamos pendientes, impuestos pendientes de pago o cualquier otro tipo de deuda. Estas deducciones se realizan antes de la distribución de la herencia entre los herederos.

4. Cálculo de las legítimas y la parte de libre disposición: En España, existen dos tipos de herederos: los herederos forzosos (llamados legitimarios) y los herederos voluntarios (llamados no legitimarios). Los legitimarios tienen derecho a recibir una parte mínima de la herencia, conocida como legítima, mientras que los no legitimarios pueden recibir la parte de libre disposición. El cálculo de las legítimas se realiza teniendo en cuenta la relación de parentesco y otros factores establecidos por la ley.

5. Reparto de la masa hereditaria: Una vez calculadas las legítimas y la parte de libre disposición, se procede a realizar el reparto de la masa hereditaria entre los herederos. Este reparto puede realizarse de diferentes formas, ya sea mediante la adjudicación de bienes concretos a cada heredero o mediante la liquidación de los bienes y su posterior reparto en efectivo.

Es importante destacar que el cálculo del caudal hereditario puede resultar complejo y variar en función de las circunstancias particulares de cada caso. Por ello, es recomendable contar con el asesoramiento de un abogado especializado en derecho sucesorio para garantizar que se realice de manera correcta y conforme a la legislación vigente.

Lee También Certificado Literal De Matrimonio Certificado Literal De Matrimonio.

Normativa legal que regula el cálculo del caudal hereditario en España

La normativa legal que regula el cálculo del caudal hereditario en España se encuentra establecida en el Código Civil y en la Ley de Enjuiciamiento Civil. Estas leyes establecen los criterios y procedimientos para determinar la masa hereditaria, es decir, el conjunto de bienes, derechos y obligaciones que conforman la herencia de una persona fallecida.

El artículo 657 del Código Civil establece que la herencia se defiere como un todo unitario, sin perjuicio de las legítimas y de las mejoras. Esto significa que, al momento del fallecimiento, todos los bienes, derechos y obligaciones del difunto se transmiten a sus herederos de manera conjunta y no se pueden dividir hasta que se haya realizado el correspondiente inventario y se haya liquidado la herencia.

La Ley de Enjuiciamiento Civil regula los trámites y procedimientos para la partición y adjudicación de la herencia. En este sentido, el artículo 787 establece que los herederos tienen la obligación de hacer inventario de la herencia en el plazo de tres meses desde la apertura de la sucesión. Este inventario debe incluir todos los bienes, derechos y obligaciones del fallecido, así como su valoración económica.

Una vez realizado el inventario, se procede a la liquidación de la herencia, es decir, a determinar cómo se repartirán los bienes entre los herederos. Aquí es donde se calcula el caudal hereditario, que es la suma de todos los bienes y derechos que conforman la herencia.

En este proceso de liquidación, se deben tener en cuenta las disposiciones testamentarias del fallecido, así como las legítimas y mejoras que correspondan a los herederos forzosos. El Código Civil establece que los herederos forzosos son los descendientes, ascendientes y cónyuge del fallecido, quienes tienen derecho a recibir una parte de la herencia de forma obligatoria.

Lee También Cesion De Creditos Cesión De Créditos.

Para calcular el caudal hereditario, se restan las deudas y cargas de la herencia (como por ejemplo, préstamos o hipotecas) del valor total de los bienes y derechos inventariados. El resultado obtenido será el caudal hereditario, que se distribuirá entre los herederos de acuerdo con las disposiciones testamentarias y las legítimas correspondientes.

Es importante destacar que el cálculo del caudal hereditario puede ser complejo y requiere de asesoramiento legal especializado. En algunos casos, puede ser necesario recurrir a peritos o valoradores para determinar el valor económico de ciertos bienes o derechos.

Pasos para determinar el caudal hereditario en una sucesión

1. Identificar los bienes y derechos del fallecido: El primer paso para determinar el caudal hereditario es identificar todos los bienes y derechos que pertenecían al fallecido al momento de su muerte. Esto incluye propiedades inmobiliarias, cuentas bancarias, inversiones, vehículos, objetos de valor, entre otros.

2. Determinar las deudas y cargas de la herencia: Una vez identificados los bienes y derechos del fallecido, es necesario deducir las deudas y cargas que forman parte de la herencia. Esto incluye préstamos pendientes, impuestos a pagar, gastos funerarios, entre otros. Es importante tener en cuenta que estas deudas y cargas deben ser debidamente comprobadas y documentadas.

3. Calcular el valor de los bienes y derechos: Una vez que se han deducido las deudas y cargas de la herencia, se procede a calcular el valor de los bienes y derechos restantes. Para ello, es necesario realizar una valoración de cada uno de los elementos que componen la herencia. En el caso de propiedades inmobiliarias, por ejemplo, se puede recurrir a tasaciones profesionales.

Lee También Cesionario Cesionario.

4. Distribuir la herencia entre los herederos: Una vez determinado el valor de los bienes y derechos de la herencia, se procede a distribuirlos entre los herederos de acuerdo con lo establecido en el testamento o, en su defecto, según las normas de la sucesión intestada. Es importante tener en cuenta que, en algunos casos, puede ser necesario liquidar o dividir en partes indivisas ciertos activos, como propiedades compartidas.

5. Calcular las legítimas: En el caso de que existan herederos forzosos, es necesario calcular las legítimas, que son las porciones de la herencia que corresponden a estos herederos según lo establecido por la ley. Las legítimas suelen estar destinadas a los descendientes, ascendientes y cónyuge del fallecido. El cálculo de las legítimas puede variar según las circunstancias particulares de cada sucesión.

6. Liquidar impuestos y gastos de la herencia: Una vez distribuida la herencia entre los herederos y calculadas las legítimas, es necesario liquidar los impuestos correspondientes, como el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Además, también se deben tener en cuenta los gastos notariales y registrales relacionados con la sucesión.

7. Formalizar la partición de la herencia: Finalmente, una vez realizados todos los cálculos y trámites necesarios, se procede a formalizar la partición de la herencia mediante la escritura pública correspondiente. Esta escritura establecerá la titularidad de los bienes y derechos heredados por cada uno de los herederos y servirá como prueba legal de la distribución de la herencia.

Es importante destacar que el proceso para determinar el caudal hereditario puede variar dependiendo de las circunstancias específicas de cada sucesión. Además, en algunos casos pueden surgir disputas o complicaciones que requieran el asesoramiento de un profesional del derecho especializado en sucesiones y herencias.

¿Cuáles son los bienes que forman parte del caudal hereditario?

Los bienes que forman parte del caudal hereditario en España son aquellos que pertenecían al fallecido en el momento de su muerte. Estos bienes se dividen en dos categorías principales: los bienes muebles y los bienes inmuebles.

1. Bienes muebles: Los bienes muebles son aquellos que pueden ser trasladados de un lugar a otro sin que se altere su naturaleza. Incluyen objetos como vehículos, joyas, obras de arte, muebles, electrodomésticos, entre otros. En el caso de los bienes muebles, es importante destacar que pueden formar parte del caudal hereditario tanto los bienes muebles registrados a nombre del fallecido como aquellos que estaban en su posesión al momento de su fallecimiento.

2. Bienes inmuebles: Los bienes inmuebles son aquellos que están fijados de manera permanente en un terreno y no pueden ser trasladados sin que se altere su naturaleza. Incluyen propiedades como viviendas, terrenos, locales comerciales, edificios, entre otros. En el caso de los bienes inmuebles, es importante destacar que pueden formar parte del caudal hereditario tanto los bienes inmuebles registrados a nombre del fallecido como aquellos que estaban en su posesión al momento de su fallecimiento.

Es importante mencionar que los bienes que forman parte del caudal hereditario pueden estar sujetos a deudas u obligaciones del fallecido. En este sentido, es necesario tener en cuenta que las deudas y obligaciones también forman parte de la masa hereditaria y deben ser pagadas con los bienes que la componen. En caso de que los bienes no sean suficientes para cubrir todas las deudas, se seguirá un orden de prelación establecido por la ley para su pago.

Además de los bienes muebles e inmuebles, también pueden formar parte del caudal hereditario otros elementos como derechos de autor, derechos económicos derivados de contratos, participaciones en sociedades, cuentas bancarias, inversiones financieras, entre otros. Estos elementos se consideran activos patrimoniales y, por lo tanto, forman parte del caudal hereditario.

¿Cómo se valúan los bienes incluidos en el caudal hereditario?

Para determinar el valor de los bienes incluidos en el caudal hereditario en España, se deben seguir ciertos procedimientos y consideraciones legales. La valoración de estos bienes es un aspecto fundamental en el proceso de reparto de una herencia, ya que determina la parte de los mismos que corresponderá a cada uno de los herederos.

A continuación, se detallan los métodos utilizados para valuar los bienes incluidos en el caudal hereditario:

1. Tasación pericial: Este método consiste en contratar a un tasador o perito independiente que evalúe los bienes y determine su valor de mercado. La tasación pericial es especialmente útil para bienes inmuebles, como viviendas, terrenos o locales comerciales. El tasador tomará en cuenta diferentes factores, como la ubicación, estado de conservación y características particulares del inmueble, para establecer su valor.

2. Valoración por precios medios de mercado: En el caso de bienes muebles, como mobiliario, vehículos, obras de arte, joyas, entre otros, se puede recurrir a precios medios de mercado establecidos por organismos especializados. Estos precios se obtienen a partir de transacciones previas y se actualizan periódicamente. Es importante tener en cuenta que estos valores son estimativos y pueden variar según el estado y características específicas de cada bien.

3. Documentación probatoria: En algunos casos, la valoración de los bienes puede basarse en documentación que acredite su valor. Por ejemplo, si se trata de una cuenta bancaria, se requerirá la presentación de los extractos y saldos correspondientes. Si se trata de acciones o participaciones en sociedades, se deberá presentar la documentación que acredite su valor nominal o el valor de mercado actualizado.

Es importante destacar que la valoración de los bienes incluidos en el caudal hereditario debe ser realizada por un experto o profesional competente en la materia. Además, es recomendable contar con asesoramiento legal especializado para garantizar que se cumplan todos los requisitos legales y fiscales correspondientes.

¿Qué ocurre con las deudas y cargas en el cálculo del caudal hereditario?

En el cálculo del caudal hereditario en España, las deudas y cargas juegan un papel importante. A continuación, se detallará qué ocurre con ellas en este proceso:

1. Deudas y cargas hereditarias: Las deudas y cargas que tiene el fallecido al momento de su muerte son consideradas parte del caudal hereditario. Estas pueden incluir préstamos, hipotecas, impuestos pendientes, facturas sin pagar, entre otros.

2. Responsabilidad del heredero: Los herederos son responsables de las deudas y cargas que forman parte del caudal hereditario. Esto significa que deberán hacer frente a dichas obligaciones con los bienes y derechos que han recibido como herencia.

3. Liquidación de deudas: Antes de que los herederos puedan disponer de los bienes hereditarios, es necesario liquidar las deudas y cargas pendientes. Para ello, se tendrán en cuenta diferentes aspectos, como el orden de prelación de los créditos y las preferencias establecidas en la Ley.

4. Orden de prelación de los créditos: En el proceso de liquidación de deudas, existen diferentes categorías de créditos que se deben pagar en un orden establecido por la Ley. Por ejemplo, los créditos con garantía real tienen prioridad sobre los créditos con garantía personal.

5. Preferencias en el pago de deudas: Además del orden de prelación, la Ley establece ciertas preferencias a la hora de pagar las deudas hereditarias. Por ejemplo, los créditos por alimentos tienen preferencia sobre otros créditos.

6. Responsabilidad limitada del heredero: Es importante destacar que la responsabilidad del heredero está limitada al valor de los bienes y derechos que ha recibido como herencia. Esto significa que si el caudal hereditario es insuficiente para cubrir todas las deudas, el heredero no estará obligado a pagar con su patrimonio personal.

7. Administración del caudal hereditario: Durante el proceso de liquidación de deudas y cargas, los herederos pueden tomar decisiones sobre la administración del caudal hereditario. Por ejemplo, podrán vender bienes para obtener liquidez y hacer frente a las obligaciones pendientes.

8. Responsabilidad solidaria entre herederos: En caso de que existan varios herederos, estos serán responsables solidarios de las deudas y cargas hereditarias. Esto significa que cada heredero será responsable de pagar la totalidad de las deudas, aunque posteriormente pueda reclamar a los demás su parte proporcional.

9. Participación de acreedores: Los acreedores del fallecido tienen derecho a participar en el proceso de liquidación de deudas y cargas hereditarias. Podrán presentar sus créditos y hacer valer sus derechos dentro de los plazos establecidos por la Ley.

Impuestos aplicables al caudal hereditario en España

Los impuestos aplicables al caudal hereditario en España son regulados por la legislación tributaria vigente y están sujetos a diferentes normativas dependiendo de la comunidad autónoma en la que se encuentre el fallecido y los herederos. A continuación, se detallarán los impuestos más relevantes que se aplican al caudal hereditario en España:

1. Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones: Este impuesto es de carácter estatal pero cedido a las comunidades autónomas, lo que implica que cada una tiene su propia normativa al respecto. El impuesto se aplica sobre el valor neto de la herencia recibida por cada heredero y tiene en cuenta diversos factores, como el parentesco con el fallecido y la cantidad heredada. Es importante tener en cuenta que existen bonificaciones y reducciones en algunas comunidades autónomas, especialmente para cónyuges y descendientes directos.

2. Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (Plusvalía Municipal): Este impuesto es municipal y se aplica cuando se produce una transmisión de terrenos urbanos, ya sea por herencia o por cualquier otro medio. Se calcula en base al valor catastral del terreno y al tiempo que ha transcurrido desde la anterior transmisión. Es importante destacar que este impuesto ha sido objeto de controversia en los últimos años debido a su aplicación en casos de pérdidas patrimoniales.

3. Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI): Este impuesto también es municipal y grava la titularidad de bienes inmuebles. En el caso de una herencia, los herederos deberán hacerse cargo de este impuesto a partir del momento en que adquieran la propiedad de los inmuebles heredados.

4. Impuesto sobre el Patrimonio: Es un impuesto estatal que grava el patrimonio neto de las personas físicas. En el caso de una herencia, los herederos deberán incluir en su declaración de este impuesto los bienes heredados, valorados según las normas establecidas en la legislación vigente.

5. Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales Onerosas (ITP): Este impuesto es autonómico y se aplica a las transmisiones de bienes y derechos realizadas de forma onerosa. En el caso de una herencia, puede aplicarse si se produce una posterior transmisión de alguno de los bienes heredados.

Es importante destacar que las normativas fiscales pueden variar entre comunidades autónomas, por lo que es fundamental consultar la legislación específica de cada una para conocer en detalle los impuestos aplicables al caudal hereditario.

Distribución del caudal hereditario entre los herederos legítimos

La distribución del caudal hereditario entre los herederos legítimos en España está regida por el Código Civil y otras leyes complementarias. A continuación, se detallarán los principales aspectos relacionados con este proceso.

1. Legítima: La legítima es la parte de la herencia que está reservada a determinados herederos, como los descendientes, ascendientes y el cónyuge viudo. Esta reserva legal busca proteger los derechos de los herederos más cercanos y garantizar su parte en la herencia.

2. Cálculo del caudal hereditario: Para calcular el caudal hereditario, se deben tener en cuenta todos los bienes, derechos y deudas del fallecido al momento de su muerte. También se deben considerar las donaciones realizadas en vida por el causante, ya que podrían afectar la legítima de los herederos.

3. Reducción de la legítima: En algunos casos, la legítima puede ser reducida si el fallecido ha realizado donaciones o testamentos en perjuicio de los herederos forzosos. Esto se hace para equilibrar la distribución de la herencia y evitar posibles perjuicios económicos a los herederos legítimos.

4. Partición de la herencia: La partición de la herencia es el proceso de distribución del caudal hereditario entre los herederos. Si no hay acuerdo entre ellos, se puede recurrir a un proceso judicial para resolver las discrepancias. Es importante destacar que la partición debe respetar las legítimas de los herederos forzosos.

5. Herederos intestados: En caso de que una persona fallezca sin dejar testamento, se considera que ha fallecido intestada. En este caso, la ley establece un orden de sucesión para determinar quiénes serán los herederos y cómo se distribuirá el caudal hereditario entre ellos.

6. Comunidad de bienes: En el caso de que exista una comunidad de bienes entre el fallecido y su cónyuge, esta puede afectar la distribución del caudal hereditario. En estas situaciones, se deben tener en cuenta las normas establecidas para la liquidación de la comunidad y la atribución de los bienes a cada uno de los cónyuges.

Resolución de conflictos en la determinación del caudal hereditario

La resolución de conflictos en la determinación del caudal hereditario es un proceso legal que busca resolver las disputas y desacuerdos relacionados con la distribución de los bienes y activos de una herencia en España.

Esta etapa del proceso sucesorio es crucial para garantizar que los derechos de los herederos sean protegidos y que se cumpla la voluntad del fallecido de manera justa y equitativa.

Existen diferentes tipos de conflictos que pueden surgir durante la determinación del caudal hereditario, y es importante tener en cuenta que cada caso puede ser único y requerir un enfoque específico. Algunos de los conflictos más comunes incluyen:

1. Desacuerdos entre los herederos: Los herederos pueden tener diferencias de opinión sobre cómo se deben distribuir los bienes de la herencia. Estas disputas pueden ser causadas por malentendidos, resentimientos pasados o intereses personales. En estos casos, es fundamental buscar una solución negociada o recurrir a la mediación o arbitraje para resolver el conflicto de manera pacífica.

2. Dudas sobre la validez del testamento: Si existen dudas sobre la autenticidad o validez del testamento del fallecido, puede generar conflictos entre los herederos. En estos casos, se pueden presentar acciones legales para impugnar el testamento y determinar su validez. Un juez será el encargado de evaluar las pruebas y tomar una decisión final.

3. Reclamaciones de terceros: En algunas ocasiones, terceros pueden presentar reclamaciones sobre los bienes de la herencia, alegando que tienen derecho a una parte de ellos. Estas reclamaciones pueden ser realizadas por acreedores, socios comerciales o incluso personas que alegan ser hijos o cónyuges del fallecido. En estos casos, se debe realizar una investigación exhaustiva para determinar la validez de las reclamaciones y resolver el conflicto de manera justa.

4. Interpretación de cláusulas testamentarias: Los testamentos suelen contener cláusulas específicas sobre cómo se deben distribuir los bienes de la herencia. Sin embargo, en ocasiones puede surgir controversia sobre la interpretación de estas cláusulas. En tales casos, se requerirá de la intervención de un juez para interpretar las disposiciones testamentarias y resolver el conflicto.

Es importante destacar que la resolución de conflictos en la determinación del caudal hereditario puede llevar tiempo y requerir la asistencia de abogados especializados en derecho sucesorio. Estos profesionales se encargarán de representar los intereses de los herederos y buscar una solución justa y equitativa para todas las partes involucradas.

REPARTIR UNA HERENCIA SIN ESTAR TODOS LOS HEREDEROS DE ACUERDO

Preguntas Frecuentes

¡Bienvenido! En esta sección resolveremos todas tus dudas sobre cómo calcular el caudal hereditario o masa hereditaria en España. Te invitamos a seguir leyendo para obtener información precisa y detallada.

1. ¿Qué es el caudal hereditario?

El caudal hereditario, también conocido como masa hereditaria, se refiere al conjunto de bienes, derechos y obligaciones que forman parte de una herencia. Incluye propiedades, cuentas bancarias, vehículos, deudas, entre otros elementos que son objeto de reparto entre los herederos.

2. ¿Cómo se calcula el caudal hereditario?

Para calcular el caudal hereditario, se deben sumar todos los activos y restar las deudas y obligaciones del fallecido. Es importante realizar un inventario detallado de los bienes y obtener documentación que respalde su valor actual. Además, es recomendable consultar a un abogado especializado en derecho sucesorio para asegurarse de cumplir con todos los requisitos legales.

3. ¿Qué impuestos se aplican al caudal hereditario?

En España, al caudal hereditario se le aplica el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Este impuesto varía en función del parentesco entre el fallecido y los herederos, así como del valor total de la herencia. Es fundamental asesorarse adecuadamente para conocer las tarifas y beneficios fiscales aplicables en cada caso.

4. ¿Cuáles son los derechos y obligaciones de los herederos?

Los herederos tienen derecho a recibir una parte proporcional del caudal hereditario, de acuerdo con la legislación vigente y el testamento del fallecido. Además, asumen las obligaciones de pagar impuestos, liquidar deudas y administrar correctamente los bienes que reciben. Es recomendable contar con la asistencia de un abogado para asegurar un reparto justo y cumplir con todas las obligaciones legales.

5. ¿Qué ocurre si no se puede determinar el caudal hereditario?

En caso de que existan dificultades para determinar el caudal hereditario, se puede solicitar un proceso de liquidación judicial. Este procedimiento permite aclarar la situación patrimonial del fallecido y establecer la distribución correspondiente. Es importante contar con el asesoramiento legal adecuado para llevar a cabo este tipo de procesos.

Para cerrar

¡Comparte y comenta!

¿Te resultó útil este artículo sobre cómo calcular el caudal hereditario en España? ¡Compártelo en tus redes sociales para que tus amigos también puedan beneficiarse de esta información! Además, nos encantaría conocer tu opinión y responder a tus comentarios. Si tienes alguna pregunta adicional o deseas contactar al administrador del blog, no dudes en hacerlo. ¡Estamos aquí para ayudarte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir