Despidos.

Los despidos son una forma de terminar la relación laboral de un empleado y su empleador, por medio de la cual el empleador rompe el contrato de trabajo. Según la legislación laboral española, los despidos pueden ser objetivos o improcedentes. Los despidos objetivos se producen cuando el empleado ha cometido una falta grave o ha realizado un acto que hace imposible la continuidad de la relación laboral. Los despidos improcedentes, por su parte, son aquellos que no se ajustan a las causas establecidas en la ley y, por lo tanto, son ilegales.

Índice de contenidos
  1. ¡URGENTE! Empiezan los Despidos: Millones Quedarán en la Calle (Documental)
  2. Univision: Despidos y mudanza a México
    1. ¿Qué causa un despido?
    2. ¿Cómo se puede evitar un despido?
    3. ¿Cuáles son las consecuencias de un despido?
    4. ¿Cuándo se considera un despido injustificado?
    5. ¿Qué se puede hacer en caso de un despido injustificado?
    6. ¿Cómo se puede recurrir a un despido?
    7. ¿Qué consecuencias tiene el incumplimiento de un despido?
  3. Para Finalizar

¡URGENTE! Empiezan los Despidos: Millones Quedarán en la Calle (Documental)

Univision: Despidos y mudanza a México

¿Qué causa un despido?

¿Qué causa un despido?

En España, el despido es la terminación unilateral del contrato de trabajo por parte del empresario. Esto significa que el empresario puede decidir, en cualquier momento y por cualquier motivo, poner fin al contrato de trabajo. Sin embargo, existen algunas causas que pueden dar lugar a un despido improcedente, lo que significa que el trabajador podrá exigir una indemnización por despido improcedente.

Las principales causas de un despido improcedente son:

-Despido discriminatorio: el despido es discriminatorio si se basa en la edad, raza, religión, orientación sexual, género, etc. del trabajador.

Lee También Desempleo 1 Desempleo.

-Despido por motivos económicos: el despido es improcedente si se basa en motivos económicos, como la reducción de personal o la crisis económica.

-Despido por motivos personales: el despido es improcedente si se basa en motivos personales, como una mala performance o una mala actitud.

-Despido por huelga: el despido es improcedente si se basa en el hecho de que el trabajador ha participado en una huelga.

-Despido por denuncia: el despido es improcedente si se basa en el hecho de que el trabajador ha denunciado una situación de abuso o injusticia en el lugar de trabajo.

¿Cómo se puede evitar un despido?

Hay muchas formas de evitar un despido, ya sea mediante el cumplimiento de las obligaciones laborales, la negociación con el empleador o incluso el cambio de trabajo. A continuación se presentan algunas de las formas más comunes de evitar un despido.

Lee También Desempleo 2 Desempleo.

1. Cumplir con las obligaciones laborales

La mejor forma de evitar un despido es simplemente hacer el trabajo para el que se ha contratado. Cumplir con las obligaciones y expectativas del puesto de trabajo es la base de cualquier relación laboral y, por lo tanto, el primer paso para evitar un despido. Si bien es cierto que los empleadores a veces pueden tener expectativas poco realistas o incluso cambiantes, si se cumplen las obligaciones laborales de uno, es poco probable que se despidan.

2. Negociar con el empleador

Otra forma de evitar un despido es negociar directamente con el empleador. Si se siente que el empleador está considerando el despido, es posible que pueda hablar directamente con él o ella para tratar de llegar a un acuerdo. Esto es especialmente útil si se siente que el despido sería injusto o no seguiría las pautas de la empresa. Algunas personas incluso contratan a abogados laborales para que las ayuden a negociar con sus empleadores y asegurarse de que se cumplan sus derechos laborales.

3. Cambiar de trabajo

Lee También Desalojo 1 Desalojo.

Si bien no es ideal, a veces cambiar de trabajo es la mejor opción para evitar un despido. Si se siente que el empleador está buscando una excusa para despedirlo, es posible que pueda salir por su cuenta y buscar un nuevo trabajo antes de que tenga la oportunidad de ser despedido. Esto puede ser especialmente útil si se siente que el empleador no tiene intención de negociar o simplemente no puede llegar a un acuerdo.

¿Cuáles son las consecuencias de un despido?

En primer lugar, es importante tener en cuenta que el despido es una medida extrema que debe tomarse sólo después de haber agotado todas las otras opciones de solución de conflictos. Las consecuencias de un despido pueden ser muy graves, tanto para el empleador como para el empleado.

Por un lado, el empleado puede perder su trabajo y, por lo tanto, su principal fuente de ingresos. Esto puede tener un impacto enorme en su calidad de vida y, en algunos casos, puede llevar a la pobreza. Por otro lado, el empleador puede enfrentar demandas legales por parte del empleado despidiéndolo, lo que puede ser muy costoso.

En algunos casos, el despido puede ser considerado como un acto de discriminación. Por ejemplo, si se despide a un empleado por su raza, religión, orientación sexual o por algún otro motivo prohibido por la ley, el empleado puede demandar al empleador por discriminación.

También es importante tener en cuenta que, si el despido es injustificado, el empleado puede demandar al empleador por despido improcedente. Si el juez decide a favor del empleado, el empleador puede tener que pagarle al empleado una indemnización por el despido.

Lee También Desahucio 4 Desahucio.

¿Cuándo se considera un despido injustificado?

Las leyes en España consideran un despido como injustificado cuando se realiza sin causa o motivo, es decir, sin previo aviso ni indemnización. Para ello, el trabajador debe haber venido a trabajar de forma regular y estable durante más de un año, ya que si no se cumplen estos requisitos legales, el despido podría ser considerado como justificado.

¿Qué se puede hacer en caso de un despido injustificado?

En primer lugar, te recomendamos que acudas a tu sindicato para que te asesoren sobre los pasos a seguir en tu caso concreto.

En general, si consideras que has sido despedido injustificadamente, puedes presentar una demanda ante el Juzgado de lo Social. Para ello, dispones de un plazo de 20 días desde que se produjo el despido.

En la demanda deberás especificar los datos personales, el nombre y domicilio del empresario, los hechos que fundamentan tu demanda y los motivos por los que consideras que el despido es improcedente.

La demanda debe ser presentada ante el Juzgado de lo Social competente, que será el que corresponda a la localidad en la que tuviera su domicilio el centro de trabajo al momento del despido o, si trabajabas en varios centros de trabajo, el que corresponda al domicilio del empresario.

Una vez presentada la demanda, el juzgado nombrará un Secretario Judicial que notificará al empresario la demanda presentada y le dará un plazo para que presente su contestación.

En su contestación, el empresario tendrá que justificar los motivos del despido.

Una vez emitida la contestación, se fijará una fecha para la celebración de la vista oral, que será la audiencia en la que se debatirán las alegaciones de las partes.

Tras la vista oral, el Juez dictará sentencia en la que se pronunciará sobre la procedencia o no del despido. Si el Juez considera que el despido es improcedente, podrá ordenar la reincorporación del trabajador a su puesto de trabajo o, en su defecto, que el empresario abone las indemnizaciones que correspondan.

¿Cómo se puede recurrir a un despido?

Los despidos improcedentes son aquellos que se producen sin causa justificada por parte del empleador y, por lo tanto, son ilegales. En España, el artículo 55 del Estatuto de los Trabajadores reconoce el derecho de todo trabajador a no ser despedido injustificadamente.

Por lo tanto, si un trabajador considera que ha sido víctima de un despido improcedente, puede presentar una demanda ante el Juzgado de lo Social para que sea declarado nulo y, en consecuencia, se le ordene la readmisión en el puesto de trabajo o se le indemnice con una cantidad equivalente a las retribuciones que dejaría de percibir hasta el final de su relación laboral.

En algunos casos, el trabajador también puede optar por acudir a la vía arbitral, es decir, someter el conflicto a un arbitraje privado con el fin de evitar los costes y la demora asociados a un juicio.

¿Qué consecuencias tiene el incumplimiento de un despido?

Las consecuencias del incumplimiento de un despido pueden ser muy graves. En primer lugar, el trabajador puede presentar una demanda ante el Tribunal de Trabajo para que se declare la nulidad del despido y, en consecuencia, se ordene el reingreso del trabajador a su puesto de trabajo.

En segundo lugar, el trabajador puede presentar una demanda por despido improcedente ante el Tribunal de Trabajo, solicitando que se le indemnice por los daños y perjuicios sufridos.

En tercer lugar, si el despido se ha producido por motivos discriminatorios, el trabajador puede presentar una denuncia ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

En cuarto lugar, si el despido ha sido realizado de forma arbitraria e injustificada, el trabajador puede presentar una denuncia ante el Servicio Público de Empleo Estatal.

En quinto lugar, si el despido se ha producido en violación de los derechos fundamentales del trabajador, este podrá acudir a la justicia ordinaria para intentar la tutela de sus derechos.

Por último, cabe destacar que el incumplimiento de un despido puede acarrear responsabilidad penal para el empresario, que puede ser sancionado con multa o incluso pena de prisión.

Para Finalizar

Salarios. Atrasos. Contratación

Los despidos en el ámbito de la contratación laboral son una cuestión muy sensible, tanto para los trabajadores como para los empresarios. En España, el despido es una figura jurídica muy regulada por la legislación laboral, de forma que se protegen tanto los derechos de los trabajadores como los de los empresarios. No obstante, a pesar de esta regulación, son frecuentes los conflictos entre ambas partes en relación con este tema. Uno de los principales conflictos se produce cuando el trabajador considera que ha sido despedido injustificadamente y, por tanto, reclama ante los tribunales la readmisión a su puesto de trabajo o la indemnización correspondiente. Otro conflicto frecuente es el que se produce cuando el trabajador no cobra los salarios o los atrasos que le corresponden. En este caso, el trabajador puede acudir a los tribunales para reclamar la cantidad que le corresponde.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir